Investigación

La economía circular, un novedoso paradigma empresarial

Durante las dos últimas décadas ha aumentado significativamente en la sociedad el conocimiento de los efectos de la degradación ambiental sobre la salud de las personas, lo que ha conllevado una mayor preocupación por la preservación de un medio ambiente sano y ha impactado en la toma de decisiones de compra de productos y servicios de los consumidores. Las empresas que han detectado estos cambios y han integrado sistemas de mejora en los procesos productivos han conseguido un incremento de la eficiencia de la producción, una disminución de los costes y un mejor posicionamiento de marca, con el consiguiente aumento de la competitividad. La llamada “economía circular” abre un nuevo abanico de posibilidades en la eficiencia de las empresas y en la creación de nuevos modelos de negocio.
Artículo creado por:

Sergi Rovira

Consultor en Nuevos Modelos de Negocio en Invenies

Yanna Stefanu

Profesora en EAE Business School

Antonio Valdivia

Profesor en EAE Business School

Publicado en Harvard Deusto Márketing y Ventas. Para descargar el artículo original, le envitamos a hacer clic en el siguiente enlace:

Desde el mundo académico, cada vez más autores alertan del profundo cambio que la humanidad está generando sobre el medio ambiente. La emisión de gases de efecto invernadero conlleva una progresiva subida de las temperaturas del planeta, con efectos desconocidos sobre todos los ecosistemas, incluidos los antrópicos, como las ciudades. Nunca antes las personas habían vivido 2 con las actuales concentraciones de CO2. La respuesta de los consumidores a esta situación está siendo la de mostrar cada día una mayor sensibilidad hacia las marcas que cuidan su relación con el medio ambiente. El estudio Meaning ful Brands, realizado por Havas Media Group, arroja datos muy significativos: menos del 20% de las marcas mejoran notablemente la calidad de vida, por lo que a la mayoría de las personas no les importaría que desapareciese el 74% de ellas.

El futuro de las empresas, pues, debe mirar hacia los ecosistemas naturales (bosques, océanos, etc.) y aprender de ellos, porque también utilizan energía y recursos naturales, aunque sin agotarlos ni generando residuos contaminantes. A lo largo de los siglos, los sistemas naturales han desarrollado mecanismos para recuperar y reintroducir todos los recursos en los ciclos naturales. La llamada “economía circular” desarrolla estrategias para que, precisamente, los sistemas industriales imiten los ciclos naturales.